Cementerio Monumental de Milán
Cementerio Monumental de Milán
Cementerio Monumental de Milán

Milán es una ciudad situada al norte de Italia que dista un poco de la imagen clásica de otras ciudades populares como Venecia o Florencia y hasta los mismos habitantes reconocen que se respira cierto aire industrial, no obstante, al margen de ser una de las ciudades de la moda más importantes a nivel mundial, Milán también alberga monumentos emblemáticos compuestos por catedrales y madonas que esconden curiosidades anecdóticas en su historia.

El lago Maggiore ofrece un bello paisaje natural que merece ser incluido en el itinerario de visita de cualquier turista. Es el segundo lago más grande de Italia y se puede aprovechar para visitar los pequeños pueblos que habitan en sus orillas y las diminutas islas que salpican su superficie.

Cementerio Monumental de Milán

Cementerio Monumental de Milán

El cementerio monumental de Milán es uno de los puntos de interés turístico más importante de la ciudad y no solamente porque allí reposan algunos de sus más ilustres personajes, sino porque tanto su infraestructura como las figuras que se distribuyen por su superficie son de gran valor artístico, por lo que este museo es considerado como una galería de arte tanto por sus ciudadanos como por los visitantes.

El Parco Sempione o parque Sempione, es el más grande de la ciudad con una superficie de 386000 metros cuadrados, constituye todo un enclave natural con bellos paisajes, edificios y monumentos arquitectónicos de gran valor artístico como el Acuario, el museo del Arte, La torre etc. Este parque reúne gran cantidad de visitantes cada día no sólo por sus paisajes y monumentos, sino por la cantidad de servicios turísticos que ofrecen, como espacios para perros, cafés restaurantes etc.

El Castillo Sforzesco es otra parada obligada para los turistas que quieran sumergirse en la historia de la ciudad, pues este emblemático monumento data del año 1370 y desempeñó el papel de fortaleza durante gran parte de su historia, aunque hoy en día alberga un patrimonio artístico de valor incalculable distribuido por varios museos en su interior que se pueden visitar por un módico precio. El acceso al castillo sin embargo es gratuito y se encuentra muy cerca de la plaza Duomo.

Quienes quieran conocer a la Torre Eiffel italiana pueden visitar la Torre Branca, la cual ha sido comparada en muchas ocasiones con su homónima francesa y ofrece unas vistas espectaculares desde la que se puede apreciar todo Milán, además de albergar algunos de los restaurantes más exclusivos de la ciudad.

La Última Cena de Leonardo Da Vinci es una de las obras más populares del artista italiano y que más expectación a recogido tras la publicación de la famosa obra El código Da Vinci de Dan Brow, aunque al margen de la literatura, este cuadro parece encerrar muchos mitos y misterios relacionados con la cultura de la época.

Como curiosidad, se ha especulado mucho sobre posibles mensajes en clave incluidos en el cuadro que podrían poner fecha al fin de los tiempos y que según el pintor italiano llegaría el 1 de Noviembre del año 4006.

Pero la fecha del juicio final no es el único mensaje oculto en la archiconocida obra, pues Da Vinci era un maestro en ocultar mensajes cifrados en casi todas sus pinturas mediante la técnica del espejo y que únicamente podían ser visibles  mediante reflexión. Según los expertos otros posibles mensajes ocultos en la pintura son la relación amorosa de Jesús con María Magdalena (por la feminidad de la figura que presuntamente representa al apóstol Juan) y que la descendencia de ambos podría ser el Santo Grial custodiado por los templarios, pues en la pintura se oculta la figura de un recién nacido en forma de holograma.

Quienes deseen admirar esta enigmática obra de arte la pueden encontrar en el convento de Santa Maria delle Grazie conocido como el Cenáculo Vinciano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *